cumple de sandro

 

¡Este próximo 13 de agosto cumplo 50 años de vida!

Sin duda tengo mucho que agradecerle a la vida, el haber nacido con unos padres amorosos y formar parte de una hermosa familia, que a la postre he continuado con la mía propia, al lado de Angélica, y compartiendo con nuestros hijos Sandro y Leonardo.

 

 

Desde siempre he gozado la aventura de vivir, y gracias a las relaciones que se han tejido en esta misteriosa telaraña puedo celebrar con mucha alegría, salud y entusiasmo la llegada al quinto piso.

Una gran fortuna de que me acompañen mis hermanos, primos, tíos, amigos fraternos de ayer, hoy y siempre con quienes compartir la alegría de la vida. A todos ustedes gracias por su compañía, consejo y alianza en tantas aventuras.

De todos he aprendido mucho y con ustedes de la mano, he aprendido al relacionarme con la naturaleza. Es en la naturaleza donde me he encontrado.

Recuerdo vívidamente las caminatas al divisadero con mis papás y hermanos, dándonos baños de nube en los bosques mesófilos de montaña, descubriendo exóticas especies de orquídeas mexicanas que a la postre forjaron la misión de vida de mi papá. O los campamentos en “Los Venados” hoy Corral de Piedra, acompañados de la gran tropa de amigos con quienes acampamos a lo largo y ancho de este maravilloso país.

Muy presente tengo todavía la pasión generada por el windsurf, que empezó con mi hermano y yo siendo autodidactas de este maravilloso deporte hace 30 años, y que, después de dominar los ligeros y arrachados vientos del lago de Valle, nos llevó, con un puñado de bravos aventureros a explorar las más recónditas playas de México en busca de viento y olas. ¡Ah, las olas!

Tras una larga odisea profesional que me llevó a vivir en varios países fuera de México, regresé a puerto hace 20 años y decidí regresar a la mágica tierra de Valle de Bravo. Aún hoy, cada día, doy gracias de despertar aquí. Es el paraíso. Añorando las salidas a buscar orquídeas con mi papá, tome la afición de la observación de aves y regresó a mí la capacidad de asombro como cuando niño. Nunca he dejado de asombrarme de la belleza natural que tenemos.

De brincar y surfear las olas del mar, migre a recorrer los bosques y las montañas por sinuosos senderos en Bicicleta de Montaña. Con otro puñado de aguerridos “riders” de varias generaciones hemos visto los más hermosos rincones de nuestras montañas mexicanas.

El común denominador en todos estos momentos han sido sin duda las experiencias de vivir y ser parte de la naturaleza. Eso somos. Naturaleza.

cumple de Sandro

Mi regalo

En este tiempo de introspección por un largo encierro obligado, también me he detenido a pensar en estas vivencias y compararlas con la realidad del paso de 50 años. Es innegable la huella que hemos dejado y no necesariamente para bien. Los manantiales y arroyos en donde parábamos en las caminatas a beber el agua más pura y energizante que he probado jamás, hoy ya no existen o están contaminados.

Después de recorrer cientos de comunidades, parcelas, bosques, cañadas, ríos y manantiales una cosa tengo segura, falta mucho por hacer, pero las cosas estarían mucho peor sin la presencia de Procuenca, que también en 2020 cumple 20 años, mi espíritu sigue en esa edad. Este cumpleaños tan especial quiero pedirte que, además de tu amistad y buenos deseos, nos regalemos continuidad.

cumple de Sandro

Ayúdame a seguir sirviendo a la naturaleza que nos sostiene

Regálame un donativo a Procuenca A. C. y sigamos conservando este pedacito de tierra que tanto amamos.

Contacto

Privada 15 de Septiembre Nº 6, Valle de Bravo, Estado de México

Forma parte de la comunidad

Procuenca es una organización civil sin fines de lucro, exenta de impuestos número de identificación fiscal 13/01/2020 de acuerdo a la LEY DEL IMPUESTO SOBRE LA RENTA Las donaciones son deducibles de impuestos según lo permita la ley.

@ 2020 Procuenca – Aviso de privacidad – Informes anuales