Trabajamos desde el 2000
en la cuenca Valle de Bravo - Amanalco

Contribuímos en la conservación y sostenibilidad de la cuenca con acciones que establecen una nueva relación entre los pobladores y los bosques y ríos.

¿En qué creemos?

Todos estamos conectados por el agua

En Procuenca creemos que podemos resolver el abastecimiento de agua a través de la regeneración de la naturaleza y las comunidades. El servicio ambiental más importante de la cuenca Valle de Bravo-Amanalco es el agua. La Cuenca, provee el 12% del agua para la CDMX y su zona conurbada, que equivale al consumo de agua diario para 2.5 millones de habitantes.

Misión

Salvar la cuenca
Valle de Bravo - Amanalco

Somos una organización privada sin fines de lucro que promueve y realiza acciones a favor del rescate y conservación de la región a través de proyectos que favorecen la permanencia de sus bosques, suelos y arroyos.

Visión

Todos somos responsables
del entorno natural

Ser una sociedad informada, responsable, participativa y consciente en armonía con el entorno natural, que disfruta de una alta calidad de vida en un esquema equitativo de desarrollo y cuenta con autoridades comprometidas y respetuosas con la legislación ambiental.

Equipo

¿Quiénes somos?

Nuestro equipo está conformado por jóvenes comprometidos con la conservación de la
cuenca Valle de Bravo – Amanalco

Apoya nuestros proyectos y
dona hoy mismo

Con tu donación ayudarás a promover acciones a favor del rescate y conservación de la región a través de proyectos que favorecen la permanencia de bosques, suelos y arroyos.

Resultados

¿Qué hemos logrado?

Hemos transformado 3,600 ha en zonas de buenas prácticas que conservan el suelo e impulsamos 12 unidades de producción familiar que siguen prácticas agroecológicas.

Con el ejido de San Lucas Amanalco conservamos 500 hectáreas de bosques a través de un proyecto ecoturístico de bicicleta de montaña.

Comunidades … 4,300 familias cuentan con ecotecnia y esto se traduce en:

32 millones de litros de agua de lluvia almacenados para ser usados sin contaminar ríos y suelos

1.5 toneladas de leña ahorradas por familia al año evitando 6,400 toneladas de gases invernadero

1,530 hectáreas de suelos recuperados para uso sustentable